Saltar al contenido
iOrigen

Trucos para hacer un roscón de Nata para Reyes más esponjoso

Trucos para hacer un roscón de Nata para Reyes más esponjoso

Trucos para hacer un roscón de Nata para Reyes más esponjoso

Muchas personas se preguntan cuales con los trucos para hacer un roscón mucho más esponjoso y rico.

Además de la fermentación, tendrás que saber que la masa madre es uno de los elementos que no puede faltar en la realización de un roscón.

¿Pero cómo hacerla? Es muy fácil.

Tienes que calentar medio vaso de leche hasta que esté tibia, sin llegar a hervir.

Mezclándola con medio cubito de levadura fresca hasta que los dos ingredientes estén bien fundidos.

Después echa medio vaso de harina de fuerza. Mezcla bien y deja reposar en un lugar seco una noche entera. Verás que doblará su tamaño.

La masa madre se integra después a la masa del roscón. Sin eliminar el proceso de fermentado de la masa final.

Muchas personas se olvidan de eso y por eso les queda un roscón menos esponjoso y sin sabor.

Trucos para hacer un roscón de Nata para Reyes más esponjoso

Trucos para hacer un roscón de Nata para Reyes más esponjoso

Por supuesto, tras hacer la masa tendrás que mezclar la masa madre, haciendo que la masa final sea fina, elástica y bien integrada.

La mayoría de las personas la hacen con varillas eléctricas. Ya que es un proceso muy trabajoso.

El tiempo de reposo de un roscón, oscila entre las 4 y las 6 horas.

Un primer reposo de 3 horas y media después de hacer la bola de masa. Y otra hora y media después de hacer la rosca.

Tras este tiempo podrás hornearlo, siempre pintándolo previamente con huevo batido y después, decorándolo. Se suele hornear de 35 a 45 minutos, dependiendo sobre todo del tamaño del dulce. Si es pequeño, necesitará menos horno.

Recuerda siempre hacerlo con paciencia, ya que es un dulce al que tendrás que dedicarle al menos 2 días, contando los tiempos de reposo de las masas.