Torta helada

INGREDIENTES:

Bizcocho:
– 4 huevos
– 1 taza de azúcar
– 1 ¼ taza de harina preparada
– 1/3 de taza de jugo de naranja

Torta:
– 1 taza de azúcar para el almíbar
– ½ k (1 lb 2 oz) de fresas limpias (si son muy grandes, partidas por mitad)
– 85 g (3 oz) de gelatina de fresa (1 caja)
– 1 taza de agua hirviendo, para la gelatina de fresa
– 170 g (6 oz) de gelatina de limón (2 cajas)
– 1 taza de agua hirviendo, para la gelatina de limón
– ¾ de taza de agua fría, para la gelatina de limón
– 1 tarro (410 g – 14 oz) de leche evaporada helada desde la víspera
– 1 lata de duraznos al jugo, escurridos (guardar el almíbar)

PREPARACIÓN:

Bizcocho:
Preparar el bizcocho la víspera y hornear en el mismo molde que se va a usar para preparar la torta.
Batir las claras a punto de nieve y agregar el azúcar, gradualmente. Seguir batiendo, añadir las yemas, una por una y luego la harina cernida y el jugo de naranja. Mezclar bien. Verter en un molde enmantequillado sin hueco al centro y llevar al horno precalentado a 350ºF (180ºC) por 20 a 30 minutos o hasta que esté cocido. Retirar del horno y enfriar. Una vez frío desmoldar y cortar por mitad horizontalmente.

Torta:
Aceitar ligeramente, el molde donde se hizo el bizcocho y separar. Colocar el azúcar en una olla con 1 taza de agua. Llevar a hervir hasta tener un almíbar ligero. Disolver la gelatina de fresa en el agua hirviendo y dejar enfriar. Verter la mitad de la gelatina de fresa en el molde preparado y llevar al refrigerador para que cuaje. Una vez cuajado, retirar del refrigerador y acomodar las fresas con los duraznos bien escurridos y cortados en gajos (picar el resto de duraznos y reservar). Verter con mucho cuidado el resto de la gelatina de fresa y regresar al refrigerador hasta que cuaje. Disolver la gelatina de limón en el agua hirviendo y luego agregar el agua fría. Dejar enfriar. Batir la leche evaporada hasta que esté espesa. Agregar la gelatina de limón a la leche batida y mezclarla. Dividir la mezcla de la leche con la gelatina de limón en 3 partes.

Verter una parte de la leche encima de la capa de la gelatina de fresa. Llevar al refrigerador hasta que cuaje ligeramente. Una vez cuajado, retirar del refrigerador y colocar encima una mitad del bizcocho. Humedecerlo ligeramente con el almíbar que se escurrió de los duraznos. Verter la segunda parte de la gelatina de leche y limón y esparcir encima los duraznos picados.

Colocar encima la mitad restante del bizcocho, humedecerlo con el almíbar preparado y cubrir con la tercera parte de la gelatina de leche y limón. Cubrir con film plástico y refrigerar hasta el día siguiente.

Al día siguiente, desprender la torta de los bordes del molde con un cuchillo y sumergir el molde unos segundos en en agua hirviendo para que sea más fácil desmoldar. Desmoldar en una fuente y decorar con crema chantilly y fresas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.