¿Qué es el estrés?

Desde hace algunos años se viene otorgando al estrés o stress el desencadenamiento de infinidad de enfermedades y padecimientos; pero ¿qué es el estrés?

En 1930 el Dr. Hans Selye descubrió que cuando el ser humano es sometido a estímulos agudos, el cuerpo genera una serie de respuestas, tendientes a recuperar el equilibrio perdido. Todas estas respuestas, englobadas por lo que él denominó Síndrome General de Adaptación, aparecen como reacción a situaciones estresantes; y se pueden dividir en tres etapas.

La reacción de alarma es la primera respuesta del organismo ante una situación estresante. Se divide en dos fases: shock y contrashock. En la fase de shock el cuerpo sufre una combinación de respuestas fisiológicas: descenso de la temperatura, aceleración de los latidos del corazón y distendimiento de los músculos corporales; podríamos decir que la persona queda inmovilizada o atónita. En la fase siguiente, el cuerpo reacciona, y la persona se  moviliza; realiza alguna acción de escape o enfrentamiento de la situación.

La siguiente etapa se denomina etapa de resistencia. Esta denominación hace referencia al hecho de que la persona no deja de generar acciones, sin registrar signos corporales como cansancio, hambre, dolor, frío, tensión, etc.

La última etapa, llamada etapa de agotamiento, denuncia la extenuación que sufre el organismo, producto de la sobre exigencia al que fue sometido. Si la situación de amenaza ha pasado, la persona comienza a sentir todos aquellos signos corporales que no registraba en la etapa anterior; sumado a las emociones desencadenadas por el hecho. Si la situación amenazante no ha desaparecido, reaparecerán los signos paralizantes de la reacción de alarma; y es en estos casos en que el cuerpo al recibir tantos estimulos, termina agotándose. La extenuación, influye la respuesta inmune del organismo, y en consecuencia enferma.

Pero debemos destacar que «lo estresante» no es un  hecho en sí mismo, sino la percepción que de éste posee la persona; por lo tanto, la durabilidad del síndrome, así como la manera de enfrentar la situación, dependerán de los rasgos de la personalidad de cada uno.

Si debemos responder a la pregunta qué es el estrés; deberíamos decir que es una respuesta fisiológica del organismo, tendiente a recuperar el equilibrio perdido; pero que está condicionada por los rasgos predominantes de la personalidad.

Fuentes del estrés

¿Qué nos genera estrés? ¿Cuáles son las fuentes del estrés?

Thomas Homes y Richard Rahe realizaron un estudio con la intención de detectar las fuentes generadoras de estrés; también denominado stress. Para ello realizaron una investigación en base a 5.000 personas que habían padecido enfermedades físicas, tratando de identificar los hechos vitales que habían influido en la contracción de dichas enfermedades.

Estos investigadores hallaron fuerte evidencia como para sostener que las personas entrevistadas habían sufrido de cambios significativos en sus vidas antes de enfermarse.

Uno de los hechos más llamativos fue que dichos cambios, no sólo correspondían a sucesos negativos o traumáticos, sino también a acontecimientos felices. La conclusión a toda la investigación fue que los cambios en sí mismos inducen al estrés, y que muchas personas reaccionan a los mismos enfermándose.

Pero sus hallazgos no concluyeron allí. Al solicitarle a los entrevistados que asignaran un número del 1 al 100, siendo el 100 la puntuación más alta a los cambios más estresantes; pudieron elaborar una Escala de Estrés Psicosocial.

Los hechos con mayor puntuación obtenida fueron:

  • Muerte del cónyuge (100 puntos)
  • Divorcio (73)
  • Procesos judiciales que podrían terminar en encarcelamiento (63)
  • Fallecimiento de un familiar cercano (63)
  • Matrimonio (53)
  • Quedarse sin trabajo (50)
  • Jubilación (47)
  • Enfermedad de un miembro de la familia o recuperación marcada de una enfermedad crónica (45)
  • Embarazo (45)
  • Enamorarse o iniciar una amistad profunda (34).

La Escala de Estrés Psicosocial identifica aquellas posibles fuentes de estrés; aquellos sucesos que, más allá de las diferencias individuales (o los tipos de personalidad), son generadores de estrés.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.