Adaptación al cambio

Uno de los criterios de salud, tanto física como mental, que toman los profesionales, es la adaptación al cambio. Pero, cuánto cambio es saludable para las personas o grupos humanos en general.

Toda persona o grupo cuenta con dos tendencias igualmente necesarias para su supervivencia, una tendencia al estado estacionario y una tendencia a la transformación. Cuando el equilibrio entre ambas tendencias se rompe, y prevalece una de las tendencias sobre la otra, sobreviene una crisis.

Cuando prevalece la tendencia al estado estacionario, la persona o grupo se hace más rígido, menos flexible; y disminuye cada vez más su capacidad para el cambio. Cuando prevalece la tendencia contraria, se pierde la estabilidad, y se vivencia un vacío en la identidad.

Aunque en la actualidad se pondera “el cambio”, por el cambio mismo; la transformación constante que éste entraña, así como los niveles de estrés que genera, no son saludables; como tampoco lo es la tendencia contraria: la resistencia al cambio.

La adaptación al cambio, tiene su fundamento en la necesidad de acomodarse a las nuevas circunstancias que la vida plantea; es saludable cuando nos permite integrar nuevas formas y modos de responder ante nuevas problemáticas y situaciones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.