¬ŅCu√°l es el sentido de la vida?

La logoterapia de Viktor Frankl, neur√≥logo y psiquiatra que padeci√≥ en los campos de concentraci√≥n nazis, es un tipo de psicoterapia (podr√≠amos decir de base psicoanal√≠tica) que se basa espec√≠ficamente en la b√ļsqueda de sentido de la propia existencia.

Luego de haber sufrido innumerables martirios en varios campos de concentraci√≥n cre√≥ un tipo de terapia psicol√≥gica diferente a todo cuanto se ven√≠a realizando hasta la √©poca. A√ļn hoy la logoterapia, lejos de haber perdido actualidad, contin√ļa m√°s que nunca en boga y se erige como una terapia sumamente eficaz.

Retomemos algunas palabras del propia Viktor Frankl para definir su l√≠nea de trabajo. ‚ÄúLa logoterapia mira m√°s bien al futuro, es decir, a los cometidos y sentidos que el paciente tiene que realizar en el futuro. A la vez, la logoterapia se desentiende de todas las formulaciones del tipo c√≠rculo vicioso y de todos los mecanismos de retroacci√≥n que tan importante papel desempe√Īan en el desarrollo de las neurosis. De esta forma se quiebra el t√≠pico ensimismamiento del neur√≥tico, en vez de volver una y otra vez sobre lo mismo, con el consiguiente refuerzo (…) al aplicar la logoterapia el paciente ha de enfrentarse con el sentido de su propia vida para, a continuaci√≥n, rectificar la orientaci√≥n de su conducta en tal sentido (‚Ķ) el neur√≥tico trata de eludir el cabal conocimiento de su cometido en la vida, y el hacerle sabedor de esta tarea y despertarle a una concienciaci√≥n plena puede ayudar mucho a su capacidad para sobreponerse a su neurosis‚ÄĚ (En El hombre en busca de sentido).

La logoterapia debe su nombre la palabra griega logos que se traduce como sentido, significado o prop√≥sito. La logoterapia focaliza su tratamiento en la b√ļsqueda del significado de la existencia humana, dado que √©sta se define como la primera fuerza motivante del hombre. El autor emparenta esta fuerza al principio de placer freudiano. De acuerdo a √©l ‚ÄúLa b√ļsqueda por parte del hombre del sentido de la vida constituye una fuerza primaria y no una ‚Äėracionalizaci√≥n secundaria‚Äô de sus impulsos instintivos‚ÄĚ (En El hombre en busca de sentido).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.