Cómo manejar la rivalidad entre hermanos

Crecí siendo el sandwich de mi familia y sé lo que significa la rivalidad entre hermanos, ese constante tironeo y lucha de atención, pero también sé que esos enojos podían ser tan fugaces como lo que duraba el show por el que peleábamos el control remoto…

Cuando eres madre y tienes la oportunidad de criar a tus propios hijos, hay tantas cosas que dices «a mí no me va a pasar» pero no siempre tenemos el control y por más que no queramos, hay situaciones que vienen como parte de la naturaleza humana y que se van a presentar, aquí la verdadera cuestión sería más que «a mí no me va a pasar, ¿cómo voy a manejar yo la situación?»

La rivalidad entre hermanos es completamente normal, incluso y aunque no lo hayamos entendido de pequeños y no lo creamos ya como grandes, ésta es necesaria en nuestro desenvolvimiento social.

Con esta rivalidad, los niños aprenden a conocer sus emociones, tanto de frustración, enojo, celos, frustración, etc., así como a sentirse contentos nuevamente, que a pesar de estar «enemistados en el momento» no dejan de sentir amor o preocuparse por sus hermanos, además de que aprenden a negociar, ser respetuosos y tolerantes.

Los hermanos son el primer filtro para socializar, pues bien aunque también están los padres, no hay nada como convivir con tu «igual».

Ahora, dicha rivalidad puede ser muy marcada e incluso desgastante para los padres y es donde se vuelve preocupante y por más que hayamos dicho que haríamos las cosas diferentes, llega un punto donde no sabemos cómo hacerlo.

Como padres tenemos una gran participación en alimentar o minimizar este tipo de rivalidades, desde la llegada del nuevo hermano, así sean casi de la misma edad, desde ahí debemos fomentar los lazos de unión.

Las comparaciones a veces son inevitables, pero nunca termina bien, es tan fácil como evitar hacerlas. Por el contrario debemos puntualizar que si bien cada uno es diferente esto no hace menos a uno que otro, construir su autoestima y hacerles reconocer la personalidad de cada uno.

Haz consciente tu atención hacia ellos, a veces hacemos más caso a uno que al otro y o porque lo queramos o nos importe más sino que uno de ellos es más sociable y busca más el contacto o llamar la atención, así que es nuestra tarea darnos cuenta de esto y ofrecerles a cada uno una atención personalizada en tiempo y forma.

Por otro lado y aunque parezca difícil, permite que en medida de lo posible, sean ellos quieres arreglen sus diferencias, ayúdalos a reconocer cuál es la base del problema y a solucionarlo. Al final serán hermanos por siempre.

Sigue leyendo; Razones por las que criar un segundo hijo es diferente que al primero

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.