Saltar al contenido
iOrigen

Consejos para no convertirte en una madre sobreprotectora

crianza de los hijos
4.5
32

Desde la primera vez que sientes su suave piel y lo acercas a tu corazón, deseas que ni el aire toque a esa personita que ahora se ha convertido en lo más importante para ti, le miras con asombro ¿cómo puede algo ser tan frágil y perfecto a la vez?

El amor te invade totalmente y juras que jamás permitirás que nada le pase, sin embargo la vida está llena de altibajos y retos a los que tú alguna vez te enfrentaste y es necesario tu hijo/a también lo haga…quizás imaginas que esto algún día tendrá que pasar, no sé, quizá cuando cumpla su mayoría de edad, cuando decida mudarse de casa o se case… pero soltar su mano puede ser necesario desde mucho antes, mucho, mucho antes.

Reconocer y lograr un equilibrio entre los pesares que tu hij@ debe afrontar, los que puedes ayudarle a enfrentar y los que le debes evitar es quizá la tarea más difícil como madre pues no solo implica ver sufrir a nuestros hijos sino que esto puede generar conflictos y culpas.

Caer en la sobreprotección es algo muy fácil y que en algún momento todas las madres han pasado, la idea es no volver de este comportamiento un hábito ya que en lugar de ayudar a nuestros hij@s como lo deseamos, les estamos generando un daño severo.

Mentalízate

Para algunas madres es más fácil desapegarse de los hijos, si en tu caso es lo contrario entonces debes trabajar mucho en convencerte de que habrá momentos donde no puedas resolverles todo y que a la medida que trabajes e ello, su crianza será más llevadera para ambas partes.

Infórmate

Aunque no hay nada mejor que la intuición materna, no dudes en informarte, leer artículos documentados, pregunta a tu pediatra, acércate a un experto en desarrollo infantil o psicólogo, etc., mientras más armas tengas será más fácil enfrentarte a las duras decisiones de ser madre y éstas estarán fundamentadas por lo que podrás sentirte segura y sobre todo saber que actúas de la manera correcta.

Confía

Confía en tu instinto, pero sobre todo confía en tu hij@, permítele experimentar y explorar, respalda sus decisiones con educación y valores.

Mantente presente

Existen muchos extremos, por ejemplo aquellos padres liberales que descuidan a sus hijos, o los que sobreprotegen y después abandonan, ninguno de estos es positivo para la crianza del niño/a, lo mejor es siempre otorgar esas pequeñas libertades acordes a la edad, dejarlos conocer el mundo, equivocarse, caerse y volverse a levantar pero siempre con nuestra ayuda, nuestra guía y nuestro cuidado.

Trabaja en ti también

No transfieras tus temores a tu hij@, trabaja en tus propias inseguridades y sobre todo en entender que tu hij@ es una personita individual e independiente, pero que te necesita para descubrirse a sí mismo, así que sé lo más objetiva posible y entiende sus necesidades.

Sigue leyendo;  Cómo saber si quieres ser madre