Tarta de tres chocolates

La tarta de tres chocolates que hoy os presentamos es ideal para los más chocolateros y es muy fácil de hacer. Se degusta bien fría, no lleva bizcocho y lo que la hace más sencilla de prepara, no necesita horneado.

Ingredientes:
150 gramos de chocolate con leche
150 gramos de chocolate blanco
150 gramos de chocolate negro
750 mililitros de nata liquida de 25% de materia grasa
750 mililitros de leche
3 láminas de gelatina (o 3 sobres de cuajada)
un paquete de galletas
60 gramos de mantequilla
cacao(opcional)
azúcar (opcional)

Preparación
La receta de esta tarta es muy sencilla. Para empezar preparamos una base para la tarta hecha con galleta, con un paquete ( unas 25) o medio es suficiente, aunque dependerá de lo gruesa que queramos que sea esta capa inferior de la tarta. Se puede elegir una sencillas galletas maría de cualquier marca, aunque para darle un toque más exótico hay quien elige galletas de soja y naranja que contrastan muy bien con el sabor del chocolate. Las trituramos todas bien en la picadora, o si no tenemos, a golpe de mortero. Cuando estás estén más o menos pulverizadas le echamos encima la mantequilla previamente derretida y hacemos una masa homogénea. Yo en alguna ocasión a la mantequilla derretida le he añadido un par de cucharadas de café de cacao en polvo para que la galleta este ‘chocolateada’.

Después esta pasta se coloca sobre un molde redondo desmontable, se reparte hasta dejar una capa lisa y equilibrada y se deja reposar mientras procedemos a crear los pisos de chocolate.

A partir de aquí se trata de repetir el proceso tres veces. Se reparte la leche y la nata en tres partes y se echa en un cazo con cada chocolate, es decir, mezclamos 250 ml de leche y 250 ml de nata el chocolate negro y llevamos ebullición. Mientras hidratamos las láminas de gelatina y, cuando estén blanditas y el liquido hirviendo, se añade a la mezcla.(Si hemos optado por los sobres de cuajada hay que reservar un poco de la leche para disolver los polvos) Removemos durante 5 minutos o hasta que el chocolate se haya derretido y no tengamos grumos sino una mezcla uniforme. En muchas recetas no se incluye el azúcar, pero a mi me gusta más añadir un par de cucharadas soperas y una pizca del avainillado a cada capa, menos a la de chocolate negro, que cuánto más amargo sea mejor. Esto, no obstante, es una recomendación para los más golosos.

Tras esto vertemos el chocolate sobre la base de galleta y dejamos enfriar.
Repetimos dos veces la operación, pero primero con el chocolate con leche y luego con el blanco. Una advertencia: no echéis la siguiente capa de chocolate sobre la tarta hasta que la anterior haya cuajado un poco, porque sino se mezclarán.

Una vez que hemos vertido las tres plantas de esta dulce casa, sólo nos queda dejarla reposar y después enfriar en la nevera al menos 2 horas (si la dejamos más tiempo, la tarta cuajará más y tendrá más consistencia)

Luego podemos decorar esta tarta al gusto: con conguitos, Lacasitos, un par de fresas cortadas en rodajas o un par de hojitas de menta en el centro. Desmoldamos y servimos.
Esta es una versión de la terrina de tres chocolates, pero sin huevo.

Imagen| Sara M/Flickr

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.