Motivación

Cuando nos preguntamos ¿Por qué hacemos lo que hacemos? ¿Por qué nos comportamos de determinada manera y no de otra? La motivación es un elemento que no podemos dejar de lado.

Diane Papalia sostiene que en términos de teorías de la motivación existen tres categorías: las que fundamentan una base biológica,  las que acentúan el aprendizaje y las que  remarcan los factores cognitivos.

Las teorías de base biológica apuntan a los instintos, la herencia y/o los impulsos  para explicar  qué lleva a una persona a modificar su conducta. La teoría más aceptada dentro de este grupo es la de Abraham Maslow, quien organizó las necesidades humanas de las más elementales a las más avanzadas en forma piramidal sosteniendo que un ser humano tenderá a satisfacer las necesidades primarias antes de pasar a las demás.

Dentro de las teorías que acentúan el aprendizaje nos encontramos con las exposiciones de Burrhus F. Skinner y Albert Bandura. Ambos autores reconocen en el aprendizaje el principal motor de la conducta, en especial la recompensa como medio para modificarla y dirigirla. De esta manera, tenderemos a repetir aquello que aprendimos y que nos dio los resultados deseados.

La última categoría explican los vaivenes de conducta basándose en los procesos de pensamiento y en la interpretación que realizamos de los acontecimientos que nos rodean.  Según estas teorías nuestras acciones se verán influidas por nuestras creencias, expectativas, valores, etc. Todo ello nos acercará a concretar determinadas metas y fines.

Lejos estamos de comprender en su totalidad a la motivación, y aunque ningunos de estos tres enfoques explique por sí solo las razones de nuestro comportamiento, podemos decir que todos cooperan de manera intricada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.