Condicionamiento clásico

El termino condicionamiento clásico surge de los descubrimientos sobre las investigaciones realizadas por Ivan Pavlov, fisiólogo ruso, sobre el sistema digestivo. Sus descubrimientos dieron base a la Teoría conductista.
Realizando sus estudios comprendió que un estimulo inicialmente “neutro” adquiere, por asociación, una respuesta orgánica refleja. El organismo “aprende” a emitir respuestas nuevas anteriormente ausentes.
Los sujetos de sus experimentos eran perros, de allí la famosa frase “los perros de Pavlov”. El experimento comenzó con la presentación de trozos de carne a uno de los animales; en respuesta estos salivaban (primer paso en el proceso de digestión). Luego introdujo un sistema de recolección de saliva y una campana que sonaba segundos antes de acercar los trozos de carne. El investigador descubrió que luego de un tiempo el animal comenzaba a salivar aún en ausencia de la comida. El sonido, estímulo neutro que originalmente no producía salivación, mediante la asociación -repetición de la experiencia, quedó asociado a la comida –estímulo incondicionado (EI) que producía salivación, llamado entonces respuesta o reflejo incondicionado (RI). Mediante la repetición de la experiencia se produce aprendizaje, el original estímulo neutro (sonido) pasa a transformarse en un estímulo condicionado (EC) y la respuesta a él, salivación, respuesta condicionada (RC).
Podemos decir entonces que el condicionamiento clásico o pavloviano es una de las maneras mediante la cual un ser humano (o animal) puede aprender. La eficacia del mismo dependerá, tal como lo diría su creador, del tiempo existente entre la presentación del estímulo neutro (campana) y el estímulo incondicionado (carne).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.