Cómo saber si tu hijo te miente

Todos hemos mentido alguna vez… las mentiras son algo muy común en nuestro día a día aunque claro que éstas varían en su intención y gravedad yendo desde las mentiras blancas hasta las más dañinas. Esto no quiere decir que mentir sea correcto o algo tan natural que debamos pasarlo por alto, sin embargo es una condición digamos que un tanto natural en el ser humano y por ende hay que educar para no caer en este acto y eso se inicia desde etapas muy tempranas.

¿Ya hiciste la tarea?, ¿Comiste chocolate?, ¿quién le pegó a tu hermano? A veces las mentiras están tan presentes que las pasamos por alto sobre todo en la edad donde las fantasías están a todo lo que da, pero como muchas otras acciones y actitudes en dicha etapa es crucial atenderlas y evitar así un punto donde éstas sean algo descontrolado, comúnmente las mentiras en los niños se hacen más evidentes cuando implican mayor complejidad y esto se da en la edad escolar, pero ¿sabes cómo detectarlas y sobre todo…prevenirlas a tiempo?

Lejos de hacer uso de un circuito sofisticado para la detección de mentiras o un profundo análisis psicológico, con los niños basta con ponerles atención, escuchar y observar tanto en el momento sospechado como siempre, pues de esta manera podemos conocer el comportamiento usual de nuestros niños y así hacer una comparativa.

Algunos signos que delatan mentiras son:

  • Evadir la mirada No querrá mirarte fíjamente, su vista irá al suelo o dado vueltas.
  • Rigidez física Notas tensión en su cuerpo.
  • Boca seca/ Tartamudear Se corta la voz al hablar.
  • Risa nervios Incluso se contagia, es un signo muy evidente.
  • Se esconden Cuando los descubres hacen todo por ocultarse.
  • Manos inquietas Que también pueden ser pies, cabeza, en general el niño/niña se muestra muy inquieto.

Mientras mayores son los niños podemos identificar más rasgos ya que van adquiriendo más conciencia y con esto mayor entendimiento de su alrededor y el alcance de la mentira, por lo tanto su nerviosismo se muestra por el miedo de la consecuencia y no tanto por lo que dicen, es por eso que a los niños pequeños se les da más el fantasear sin medir consecuencias ya que sus mentiras no suelen tener finalidades específicas.

Sigue leyendo; Reglas que deben aprender los hijos al salir a la calle

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.