Dieta para diabetes gestacional

Alrededor de un 5% de mujeres embarazadas en el mundo llegan a desarrollar diabetes gestacional. Esta afección puede ser controlada, de manera sencilla, con ayuda de una alimentación adecuada.
Diabetes gestacional

La diabetes gestacional, se caracteriza por los niveles altos de glucosa en el torrente sanguíneo. Por consiguiente lo que se busca con la dieta para diabetes gestacional es reducir la cantidad de alimentos que puedan elevar estos niveles, pero sin descuidar el aporte de nutrientes necesarios para el adecuado desarrollo del bebé y la salud de la madre.
No debe descuidarse el aporte de calcio, tan necesario para el desarrollo del bebé, así como el de hierro, vitaminas y ácido fólico. Todo esto respetando una base calórica que se fijará con el médico de acuerdo a cada caso.

Si todo esto te parece un dolor de cabeza y la palabra dieta te da la impresión de que estarás sujeta a pasar hambre, poniendo en peligro el desarrollo de tu criatura, no te preocupes. No es así, uno de los principales consejos para llevar una dieta saludable en el embarazo, tanto si tienes diabetes gestacional o no, es el adecuado fraccionamiento de las comidas.

Explicando esto de manera más simple, se recomienda tener 4 comidas principales y 2 colaciones a lo largo del día.

Alimentación sana

  • Desayuno 15% del gasto calórico diario recomendado por el médico.
  • Colación  5% del gasto calórico.
  • Almuerzo 30% del gasto calórico.
  • Merienda 15% del gasto calórico.
  • Colación nocturna o media tarde 5%.
  • Cena 30%

Así se evitan los largos periodos sin comer, que podrían derivar en una baja en el nivel de azúcar, afectando tanto a la madre como al pequeño.

Al hacer una distribución en varias porciones pero de moderado gasto calórico, y ricas en nutrientes se consigue una alimentación óptima para los dos.

 

 

 

Lo más probable es que tu médico te proporcione algunos ejemplos de menús. Algunos consejos generales para mejorar tu dieta son:

piramide

  • Es desaconsejable que consumas chocolates, bombones, golosinas, crema pastelera, miel, masas refinadas, helados y gaseosas. Ya que por su algo contenido de azúcar pueden incrementar instantáneamente tus niveles de glucosa en la sangre.
  • También debes restringir el consumo de embutidos, manteca, margarina, carnes con alto contenido de grasa, vísceras, frituras, quesos madurados y comida chatarra en general, por su alto contenido en grasas y calorías, y también por su bajo valor nutricional.
  • Consume suficiente calcio en productos lácteos descremados, para conseguir un aporte adecuado para el desarrollo de tu bebé.
  • No olvides consumir alimentos ricos en hierro que potencian la absorción del calcio y evitan problemas de anemia, algunos de estos, son los verduras de hoja verde oscura como la espinaca y la acelga, lentejas, panes integrales, carne magra y yemas de huevo (restríngelas a 4 a la semana en especial si tienes problemas de colesterol).
  • Consume suficientes frutas y verduras, de ellas podrás obtener el ácido fólico, la fibra y las vitaminas necesarias para completar tu dieta. Una porción de fruta en el desayuno puede ayudarte a tener más energía y también a regular el nivel de glucosa matutino.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.