Francesilla

¿Conoces la planta llamada francesilla? Seguramente este nombre te suena a Francia y sus lugares pero en realidad la francesilla es una planta herbácea originaria de Asia menor principalmente, aunque se encuentra también al sureste de Europa.

La francesilla es conocida también por el nombre de Ranúnculo o marimoña y pertenece a la familia de las Ranunculáceas, siendo la más común de las especies y la más cultivada la Ranunculus asiaticus.

Estas plantas son del tipo bulbosas perennes y se acostumbran sembrar en la temporada de otoño, para así obtener una hermosa floración en primavera. Sin embargo, también puedes plantarla a finales del verano y de esta manera obtendrás flores a finales de invierno. Pero esto depende del cuidado que puedas brindarle en invierno y si las condiciones del clima no son muy extremas.

francesilla flor amarilla

La planta de francesilla es de baja altura, dependiendo de la variedad oscila entre los 20 y 60 cms de alto. Se acostumbra sembrarla en otoño y florecen a finales de invierno y principios de la primavera y lo más espectacular es que su floración se mantiene hasta la llegada del verano.

Generalmente las flores de la francesilla se presentan en número de 4 a 5 por tallo pero si queremos tener flores más grandes podemos cortar algunos botones y los que queden darán flores de mayor tamaño. Estas pueden presentarse en colores como blanco, amarillo, anaranjado, rosadas, rojas, lilas y en combinación de estos colores como producto de la hibridación.

En cuanto a su uso, las francesillas son excelentes para cultivar en jardines externos y jardineras, pues crecen mostrando una gran frondosidad. Pero también son adecuadas para cultivar en macetas, así que no hay excusa para no intentar disponer de esta planta en tu casa.

flor amarilla jardin exterior

Cuidados de la francesilla

La francesilla es una planta cuyo clima ideal para su desarrollo es el templado, con temperaturas entre los 15 y 18 °C y que no superen los -10 °C.  Si has iniciado o deseas comenzar el cultivo de francesilla, te presentamos los siguientes consejos para que tus plantas se mantengan vivas y frondosas:

  • Una vez que los hayas plantados riégalos en forma abundante las primeras semanas, sin llegar a anegar el suelo, y luego baja la frecuencia de riego procurando mantener siempre la tierra húmeda, evitando se seque.
  • La francesilla requiere recibir una buena dosis de radiación solar pero este no puede incidir directamente por lo que hay que evitar los fuertes rayos del sol al mediodía y tarde. Lo mejor es ubicarlas en un sitio con semi sombra o donde no reciba rayos directos del sol durante todo el día.
  • En cuanto a abonarlos se sugiere hacerlo cada 15 a 20 días después de plantarlos en el suelo durante el primer mes de cultivo y también si lo has dispuesto en maceta. Antes de la floración también se recomienda abonar con un producto específico para ello y que contenga abundante potasio.
  • El sustrato para su cultivo debe estar formado por abundante materia orgánica y poseer un excelente drenaje para evitar encharcamiento del agua.
maceta flores jardin maceta

Cómo reproducir francesilla

Para obtener nuevas plantas de francesilla puedes hacerlo a través de semillas o a través de la división de las raíces. Aquí te explicamos cuándo plantar francesillas y cómo hacerlo.

Reproducción por semillas

  1. Espera que a las flores se les caigan los pétalos y luego córtalas. Esto ocurrirá a finales del verano o principios de otoño.
  2. Retira las semillas y colócalas, sin enterrar,  en un recipiente que servirá de semillero. Previamente debes haber preparado éste con  compost, el cual debes mantener siempre húmedo.
  3. Una vez hayan surgido las plántulas y veas que tienen varias hojas, trasplántalas a una maceta más grande para su desarrollo y posterior siembra en jardín si así lo deseas.
flor francesilla flores

Reproducción por división

  1. Desentierra los bulbos y separa las “garras” cuidadosamente. Lo ideal es desenterrar la raíz y dejar secar un par de días para que baje la humedad y sea más fácil separar las “garras” sin tener necesidad de cortar.
  2. Coloca las garras en agua por 24 horas para que se rehidraten antes de sembrarlas.
  3. Entierra las “garras” unos 5 cms en el suelo o sustrato, orientándola con la parte de crecimiento hacia arriba y a una distancia de 12 cms entre los bulbos.
  4. Riega abundantemente los primeros días sin encharcar el suelo.
  5. Utiliza bulbos de plantas adultas que hayan culminado su ciclo de vida. Para asegurarte de que los bulbos estén en óptimas condiciones, una vez la planta se marchite retira los bulbos de ella, lávalos bien para eliminar todo residuo de tierra y luego sécalos con cuidado y guárdalos en un lugar bien aireado y a la sombra. Pasados unos 3 días podrás sembrarlos. La época ideal para ello es la temporada de otoño.

Las flores de francesilla son muy apreciadas para elaborar ramos muy vistosos y resistentes. Para conservar vivas tus flores córtalas conservando una parte del tallo y elimina algunas hojas.

Colócalas en un envase limpio con agua limpia y fresca y de ser posible añade algún nutriente para flores de bulbo de los que venden en el mercado. Cambia con regularidad el agua de tu florero y para que se mantengan bonitas las flores ubica el envase en un lugar fresco y sin corrientes de aire.

A pesar de ser una planta ornamental que requiere poco cuidado debes estar atento a que los niños o animales domésticos no ingieran partes de ella ya que se ha comprobado que contiene un compuesto químico altamente tóxico, considerado como un veneno.

Sin embargo, no constituyen un peligro potencial porque la planta tiene un sabor muy amargo y esto evita su ingesta por parte de los animales y de las personas.

Cultivar francesilla no es complicado y traerá una exuberancia de flores a tu jardín que causara impacto a quienes lo contemplen, añadiendo naturaleza y color a tus espacios. ¿Que estas esperando para adquirir tus bulbos de francesilla en tu tienda de jardinería más cercana? Es tiempo de ello.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.