Saltar al contenido
iOrigen

Moralejas de películas Disney: Cenicienta, Valiente, Moana, Mulán

enseñanzas disney
4.5
26

Ver a las princesas (y no princesas) protagonizar las películas de Disney es todo un clásico, por generaciones nos han acompañado con historias increíbles, románticas y audaces, ¿reconoces cuál la moraleja en cada una de ellas?

Sigue leyendo; Moralejas de películas Disney: La bella y la bestia, La princesa y el sapo, enredados, frozen.

Cenicienta

Nunca pierdas la esperanza

A pesar del maltrato por su madrastra y hermanastras y ser convertirse en la servidumbre de su propia casa, Cenicienta nunca pierde el buen ánimo y la esperanza por nuevas oportunidades.

La vida da muchas vueltas

Al final Cenicienta se casa con el príncipe y las demás mujeres reciben su merecido.

moraleja cenicienta

Valiente

Ponte siempre en los zapatos del otro

Mérida y su madre solo logran conciliar sus diferencias cuando buscan juntas una solución al hechizo que convirtió a la reina en oso, dándose el tiempo al fin de conocer la razón de ser de cada una.

La comunicación es la clave de toda relación

Durante la trama vemos cómo Elinor y Mérida solo se encaprichan con lo que cada una cree correcto sin diálogos ni acuerdos tensando la relación entre ambas.

moraleja valiente

Moana

Uno traza su propio destino

En lugar de seguir la tradición familiar y tomar su lugar en el pueblo, Moana siente la inquietud de explorar las aguas e ir más allá del arrecife.

Debemos amar y cuidar a la naturaleza

Si no fuera por darle gusto a los humanos, Maiu no hubiera robado el corazón de Te fiti provocando así su ira y la destrucción de todo a su paso.

moraleja moana

 

Mulán

Las mujeres tenemos la misma capacidad que los hombres

A pesar de la imposición cultural, Mulán demuestra que es capaz de tomar el lugar de su padre en el ejército aunque éste era solo un honor para los hombres.

Eres mucho más fuerte de lo que crees

Empezando su entrenamiento como un debilucho «hombrecillo», tras días de esfuerzo y perseverancia Pink (Mulán) termina siendo pieza clave para su ejército.

moraleja mulan