Cómo saber cuando es hora de un cambio de imagen

¿Teñirse el cabello, cortarlo, colocar extensiones o quizá hacerse rulos? ¿Cambiar el tono de las sombras, una nueva base maquillaje o renovar el guardarropa? Todos estos son cambios que nos viene a bien de vez en cuando, sobre todo cuando es hora de motivarnos y dar nuevos aires a nuestros días.

Habemos mujeres que nos gusta estar en constante cambio y probar cosas nuevas es parte de nuestra rutina diaria pero también están aquellas que prefieren lo seguro y no se animan ni siquiera a cambiar de peinado, sin embargo aunque esto es respetable, también es bueno atreverse de vez en cuando, a veces cambiar de look nos ayuda a cambiar más que solo la imagen y nos ayuda a renovarnos desde el interior.

¿Cómo saber cuando es momento de darle un cambio a nuestra persona?

A veces simplemente lo deseas ya sea porque has visto a tu artista favorito o incluso alguna desconocida pasar frente a ti que haya despertado esa intriga por el ¿cómo luciría yo? Otras veces las señales son menos directas y hay que saber interpretarlas pero por lo regular son concisas y constantes así que aquí te ayudaremos a detectar algunas de ellas…

 cambio de imagen

Si llevas días mirándote al espejo y simplemente sientes que no te gustas; esta es una situación muy común, sobre todo en las mujeres que vaciamos el guardarropa tratando de encontrar la mejor combinación, pero si notas que es una sensación más intensa que la normal entonces pon atención, si por más que pruebas las herramientas y elementos que ya tienes no te sientes satisfecha entonces la respuesta es tan simple como «cambiar», ya sea probar con prendas nuevas o un kit de maquillaje…a veces es tan simple como recortarse el flequillo.

Si has mirado alguna imagen y piensas en ella todo el tiempo es otra señal de que estás buscando un cambio, a veces comienza por captar tu atención en terceras personas, comienzas a notar los cabellos rojos y lo bellos que se ven por ejemplo y es que desearías probar en ti este color, si pasan los días y sigues con la idea, miras revistas y te ves constántemente al espejo imaginando cómo lucirías…es momento de hacerlo.

Si te sientes deprimida o sin motivación, a veces el detonante viene desde una sensación emocional y un cambio externo puede ser la solución para sacarte de la rutina y cambiar tu estado de ánimo.

Un cambio de imagen es una buena solución para muchos «peros» en nuestros días que pueden ir desde simplemente cumplir con la curiosidad, cambiar nuestro estado de ánimo o darle un vuelco a nuestros hábitos, cambiar de imagen puede incluso implicar un cambio de peso, procedimientos químicos o incluso quirúrgicos, como sea siempre he creído que estas mejoras son válidas si nos hacen sentir bien, pero no deben ser la base de nuestras satisfacciones y emociones, sino solo una aportación extra.

mirarse al espejo

Sigue leyendo; 5 pensamientos que tenemos después de cambiar de look

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.