Tipos de Crisis

Existen dos tipos de crisis que las personas pueden vivenciar: las crisis circunstanciales y las crisis del desarrollo evolutivo del ser humano. Ambas pasan por las mismas fases; pero lo que las diferencia, básicamente, es que las últimas pueden predecirse.

Las crisis circunstanciales son aquellas crisis que se despliegan luego de que un hecho las precipita; por ejemplo, la aparición de una enfermedad física en la persona o en algún integrante de la familia; una muerte repentina; ser víctima de un hecho criminal o un desastre (natural o provocado por el hombre); problemas económicos; divorcios destructivos; guerras; situaciones prolongadas de estrés, entre otros. Este tipo de crisis suelen ser difíciles de sobrellevar y de resolver; dado que son de carácter imprevisible, accidental e inesperado; a diferencia de las crisis de desarrollo, las cuales son esperables. Todo ser humano, pasa inevitablemente por determinadas crisis evolutivas; éstas son, podríamos decir, universales; y hasta deseables para el crecimiento de la persona. Sin ellas el crecimiento es imposible, dado que permiten el salto hacia otra etapa.

Si bien igualmente existe sufrimiento en ambas, diferenciar entre crisis circunstanciales y crisis del desarrollo, nos permite poder hacerles frente de diferente manera; o al menos, comprender el porqué de nuestra dificultad.

Las fases de una crísis

Para comprender cuáles son las fases de una crisis, primero debemos poder definir qué es una crisis.

Podríamos decir que una crisis es un estado de desestructuración de la personalidad, producto de un hecho o acontecimiento vivido como traumático, que nos imposibilita responder de la manera en que habitualmente lo hacemos. Como momento de desestructuración, la crisis tiene una duración aproximada de seis semanas, período durante el cual el equilibrio se restaura; aunque esto no implica la resolución de la misma.

Las fases que suceden a una crisis, y que conducen hasta su resolución, pueden dividirse en cinco.

  1. Desorden. Es la primera reacción ante el suceso traumático; donde pueden hacerse presentes el llanto, la angustia, los desmayos, etc. El momento de desorganización puede conducir a dos tipos de respuesta: la negación o la intrusión. Algunas personas no pasan por la fase de negación y saltan directamente la siguiente, la intrusión.
  2. Negación. Es un mecanismo de defensa que se expresa mediante un “no querer pensar” o actuar como si nada hubiese sucedido.
  3. Intrusión. En esta fase, abundan ideas acerca del hecho vivido. Son comunes las pesadillas, o imágenes que regresan del pasado a nuestra mente.
  4. Translaboración. Es el momento de elaboración del suceso traumático. Algunas personas pueden hacerlo solas, y otras necesitan de ayuda.
  5. Terminación. Es la etapa final, que implica la integración de la experiencia dentro de la vida de la persona.

 Transitar por las fases de una crisis no es fácil; quizás lo más importante para superarlas es, estar acompañados de nuestros seres queridos, y pedir ayuda cuando no podemos sobrepasarlas.

7 comentarios en “Tipos de Crisis”

    • Hola Gisel,
      Menuda pregunta la que haces. Resulta un tanto complicado responder sin recurrir a terminología que quizás sea incomprensible para alguien que no posee una base en la disciplina; por tanto trataré de hacerlo simple.
      Freud inicialmente en su obra divide la psiquis en tres áreas: consciente, preconsciente e inconsciente. Luego complejiza la estructura psíquica e introduce las nociones de: ello, yo y superyo. La imagen que suele aclararnos esta estructura es la del iceberg (pueden buscarla en nuestra página o en la web). En consecuencia, el ello quedará definido como una parte del psiquismo que contiene nuestros impulsos más arcaicos, y que se encuentra sumergido completamente en el inconsciente; a diferencia, por ejemplo, del superyo el cual posee raíces en el inconsciente, mas un área del mismo llega al consciente.
      Espero haber sido de ayuda.

      Responder
    • Hola Nahuel!
      Con la expresión Gobierno neoliberal, queremos hacer referencia a un modelo de gobierno que encontró pleno auge en los años 90. Se lo suele comparar contraponiéndolo con el Gobierno benefactor.
      Saludos!

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.