Yoga para embarazadas

El Yoga prenatal, ha tenido mucho éxito y cada vez más seguidoras. No sólo por ser una actividad segura para la futura mamá y el bebé. Si no, porque aporta varios beneficios emocionales, psicológicos y físicos.

En el aspecto físico, fortifica los músculos de todo el cuerpo en general, pero hace especial énfasis en los músculos de la pared pélvica, abdominal y la espalda. Algo muy ventajoso para la futura madre, que se verá favorecida en las últimas semanas de embarazo, cuando la espalda y el vientre se fuerzan al máximo por el tamaño de la pancita.

Otro punto en el que el yoga trabaja es la flexibilidad, algo muy útil y más aún si la futura madre está pensando en tener un parto natural. Sin embargo el trabajo con la flexibilidad debe realizarse con mucha precaución.

Las mujeres embarazadas en los últimos meses suelen segregar más cantidad de relaxina, una  hormona que aumenta la flexibilidad en las articulaciones, algo bastante lógico ya que de manera natural el cuerpo se prepara para el parto. Razón por la cual, en cuestión de  estiramientos, es importante que tomes conciencia de hasta donde puedes llegar sin lastimarte.

El trabajo respiratorio, de concentración y meditación, son muy útiles cuando son aplicados en el momento del parto, además de fortalecer los músculos respiratorios, a la vez que madre e hijo disfrutar de la creación de un vínculo emocional antes del nacimiento y, claro está, una buena oxigenación y relajación.

La madre, asimismo se sentirá mucho más llena de energía y tranquila, mejorando su estado de ánimo y su humor. Al trabajar relajando la mente, también podrá combatir contra el insomnio que en muchas mujeres embarazadas es un problema diario que deben enfrentar.

El trabajo con mantras o cánticos resulta muy bueno en las últimas semanas, cuando el bebé comienza a prestar atención a su entorno y puede escuchar la voz de su madre. De esta manera el pequeño conocerá mejor la voz de su madre y la relacionará con situaciones de tranquilidad y armonía, además del vínculo entre madre e hijo se verá fortalecido.

Algo que debes tomar muy en cuenta, es evitar los ejercicios que puedan llevarte a perder el equilibrio o, en las últimas semanas, estar recostada de espaldas por demasiado tiempo.

En caso de decidirte a practicarlo, trata de apuntarte en un centro de yoga autorizado. Puedes practicarlo en la comodidad de tu casa en los primeros meses, siempre con precaución y estando atenta a cualquier tipo de molestia. Pero, lo mejor es siempre estar asesorada por un profesional.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.