Varices en el embarazo

Las temidas varices en el embarazo. Por lo general las mujeres son mucho más propensas a padecer esta enfermedad, y más aún en la etapa de embarazo. Pero, ¿Por qué es una afección común en tantas mujeres embarazadas?

En primera instancia esta afección, tanto en hombres como en mujeres, ocurre por la sobrecarga de las venas que llevan de regreso la sangre al corazón, y por lo general hace su aparición en las partes del cuerpo más afectadas por la gravedad y que dificultan ese retorno sanguíneo. Es decir las piernas u parte inferior de cuerpo.

Algunos de los factores que pueden aumentar la posibilidad de tener varices, es el sobre peso y el sedentarismo.

Durante el embarazo, el brusco aumento de peso de la madre puede contribuir a la formación de éstas. Además, también el crecimiento de la pancita hace que el útero genere presión sobre las venas pelvianas dificultando así el adecuado retorno de sangre.

Otros factores que pueden intervenir en la aparición o el empeoramiento de las varices en el embarazo son el aumento de volumen sanguíneo en el cuerpo para alimentar al bebé, y las hormonas del embarazo que relajan las fibras musculares y por consiguiente también las pareces de las venas.

Si en tu familia ha habido casos de varices, flebitis o tromboflebitis, la probabilidad de que tengas varices es mayor. Sin embargo, un buen estilo de vida, algunos cambios en los hábitos y una buena alimentación pueden ayudarte a combatirlas y a evitarlas.

Existen algunos consejos simples, pero que pueden ayudarte de gran manera.

Evita estar parada o sentada demasiado tiempo, si debes permanecer mucho tiempo sentada por el trabajo, traba de darte un descanso y caminar unos minutos para estimular la circulación en las piernas.

Revisa tu guardarropa, las prendas demasiado ajustadas, que dificulten la circulación en la parte inferior del cuerpo o los tacones altos no son recomendables.

En caso de ya padecer de varices, pídele a médico que te recomiende algún tipo de pantimedia de compresión especial.

Medias para varices

Evita las saunas, jacuzzis y los baños con agua demasiado caliente, así como los radiadores o cualquier cosa que genere demasiado calor.

Evita el estreñimiento, llevando una dieta equilibrada con los mejores alimentos para evitar el estreñimiento en el embarazo.

Realiza actividades físicas como caminar diariamente, o practica algún deporte como natación, siempre consultando previamente con tu médico.

No levantes pesos grandes, fuera de no ser recomendable para el embarazo también puede ser contraproducente para las varices.

Recuéstate con los pies elevados unos minutos al día, a más altura que el corazón, para facilitar el flujo de la sangre. Y si lo deseas puedes realizar ejercicios para mejorar la circulación de la sangre en las piernas. Todo siempre con consentimiento del médico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.