Aloe Vera

 

La planta de aloe vera es conocida desde hace miles de años por sus importantes propiedades curativas. Existen registros que en la Biblia se la mencionaba, de hecho en el siglo I dC el médico griego llamado Dioscoride la mencionaba dentro de su herbario, recomendándola para tratar diferentes afecciones de la salud y para la elaboración de productos cosméticos.

Cleopatra la usaba para cuidar su piel, pero no era la única en beneficiarse con sus componentes, también lo hacían los romanos, hindúes, griegos, romanos.

El aloe vera crece muy bien en macetas de barro, en su fondo se puede colocar drenaje. Luego debes llenar la maceta con tierra mezclada en un 50 por ciento de turba.

Durante el invierno es aconsejable protegerla del frío. Durante épocas calidas colocarla al sol donde tenga mucha luz.

Su reproducción se hace por medio de hijos que nacen a su alrededor. Por eso es fácil su expansión.

Foto | Flickr

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.