Baño de pies

Los pies están expuestos a las exigencias diarias de la vida cotidiana, como por ejemplo las caminatas y el calzado (que muchas veces no son cómodos para nuestro andar diario), éstos son dos factores que muchas veces dañan los pies. Para cuidarlos es altamente recomendable tomar un baño reparador. En esta ocasión le brindamos 2 recetas naturales que dejarán sus pies relajados y renovados:

Emulsión suavizante

En un recipiente lo suficientemente amplio como para sumergir sus pies, colocar agua caliente y mezclarla con una taza de vinagre de sidra de manzana y 2 cucharadas de glicerina. Reposar los pies durante 15 o 20 minutos. Secarlos suavemente y aplicar una crema humectante especial para pies, masajeándolos para activar la circulación de los mismos.

Contra el cansancio

Colocar agua caliente en un recipiente mezclándola con 10 gotas de aceite esencial de limón, de lavanda o de menta. Añadir media taza de sal y sumergir los pies durante 25 minutos. Luego de retirarlos y secarlos, aplicar aceite esencial de romero diluido en aceite neutro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.