Cochinillas algodonosas, descubre cómo deshacerte de ellas

Las cochinillas blancas son cochinillas algodonosas (pseudoconinos) son insectos parasitarios que pueden llegar a afectar tanto a plantas de interior como exterior. Generando graves daños si no son controladas a tiempo.

Como todas las clases de cochinillas, los principales síntomas, que dejarán en tus plantas como muestra de su presencia, serán una especie de verrugas y manchas cafés en el follaje. Por lo general se alojan en la parte posterior de las hojas, en los nudos y lugares de difícil acceso.

Esta especie de cochinilla se caracteriza por dejar una especie de hilos de algodón donde aloja sus huevos, y ocasionalmente junto a ellos el cadáver de la madre.

En un principio el principal daño será hecho a las hojas, pero posteriormente pueden enfermar en gran medida a tu planta. Incluso llegando a producirle la muerte. En árboles frutales, como limoneros, naranjos y limas, además de algunas hortalizas pueden llegar a producir manchas en los frutos o deformarlos dándoles un muy mal aspecto afectando también su desarrollo.

Si comienzas a ver los signos de esta plaga en alguna de tus plantas puedes recurrir a varios métodos caseros. Si se trata de una planta de interior de tamaño pequeño puedes empapar un poco de algodón en alcohol isopropílico y aplicarlo en las zonas en las que veas las formaciones algodonosas. Repitiendo en tratamiento a las 3 semanas.

Recuerda que el día de la aplicación tu planta no debe recibir luz directa del sol para que el alcohol no llegue a quemar las hojas.

Otra solución casera es mezclar un litro de agua, mejor si es destilada, con 4 cucharillas de detergente lavavajillas, mezclar bien y con ayuda de un atomizador aplicar a las zonas afectas.

Puedes recurrir también al jabón potásico, normalmente de venta en tiendas especializadas en jardinería u horticultura. Y de igual manera rociar todas las zonas afectadas, repitiendo a las 3 semanas.

Y como no existe mejor remedio que la prevención, trata siempre de realizar podas de formación paulatinas en los árboles y ejemplares grandes, controla la sequedad, la adecuada entrada de luz en plantas de interior y en plantas de exterior la adecuada recepción de luz de sol que requiera el tipo de planta.

Algunas de las plantas que resultan más propensas a contraer esta plaga son los rosales, el olmo, arce, laurel, cedro, cítricos, aligustres, algunos tipos de cactus, hayas, hiedras, hojas de salón, palmeras enanas, entre otras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.