Awake, te rompera el corazón

El detective Michael Britten sufre un gran accidente de coche con su esposa Hannah y su hijo Rex. Desde entonces se despierta cada día en una realidad diferente: una en la que su hijo falleció en el accidente y la otra en que es su mujer quien está muerta. En la primera y a su vuelta al trabajo le emparejan con un nuevo compañero, Efrem Vega, y visita a un psiquiatra recomendado por el departamento, el Dr. Lee. Su esposa ha redecorado la casa y comienza a obligarlo a que haga un esfuerzo para enfrentar la muerte de su hijo. En la realidad en que es este quien está vivo, Britten mantiene a su compañero de trabajo Isaiah Freeman y visita a otra psicóloga, la Dra. Evans. Su hijo vuelve a jugar al tennis y es entrenado por la ex compañera de tennis de Hannah, Tara. Britten no está seguro de cuál de las dos realidades es real y comienza a preocuparse por su cordura cuando algunos detalles comienzan a cruzarse entre los dos.

Para diferenciar una realidad de la otra, Britten lleva dos pulseras de goma de diferentes colores: una roja para la realidad en la que su esposa está viva y una verde para aquella en la que su hijo está vivo.

Comienza entonces a vivir una doble vida entre las dos dimensiones paralelas tanto en el terreno personal como en el laboral.

El capítulo 13 ha puesto patas arriba los dos mundos de Michael Britten creando una situación insostenible ante la que su personaje se viera obligado a desprenderse de una de las dos realidades. Un capítulo excepcional narrativamente cuyos últimos veinte minutos no permiten pestañear al espectador.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.